Es muy común escuchar: “mi caballo está en forma”. Pero concretamente qué significa estar en forma?

El caballo en forma es aquel que tiene las cualidades físicas básicas lo suficientemente desarrolladas como para poder ser sometido a un entrenamiento más o menos exigente, y soportarlo de forma saludable.

En cuanto empieza el trabajo físico, hay esfuerzo y entonces “sufrimiento para el caballo”, es importante encontrar el punto de resistencia para entrenar de forma óptima. Siempre que la carga de trabajo aumenta podemos encontrar resistencias por parte del caballo.

No hay que asustarse, si nunca llegamos a un punto de resistencia posiblemente no estamos haciendo una correcta progresión de la carga. Reclamar esfuerzo por parte del caballo no es hacerle sufrir, sólo esforzarle. Otra cosa sería si todos los días existiera defensa por parte del caballo.

El caballo está en forma cuando su organismo es lo suficientemente adaptado a una carga de trabajo como para permitirle llevar a cabo una sesión de entrenamiento más o menos intensa, continua o Intermitente.

Hablamos de forma física básica general (muy importante) y de forma física especifica en función de la disciplina / momento de la temporada/actividad y edad del caballo.